Buscar

El Noia Portus Apostoli seguirá confiando en su equipo de fisioterapia

Actualizado: jun 25

El club noiés y el centro de fisioterapia Vincit mantienen el acuerdo que los viene uniendo las últimas temporadas.


"Ilusionado y con ganas de ayudar en todo lo que pueda", Pablo y Vincit seguirán una temporada más con el Noia Portus Apostoli

El Noia Portus Apostoli pondrá la salud de sus jugadores en las mismas manos en la próxima temporada 2019-2020. Una temporada más, el equipo del centro de fisioterapia Vincit se encargará de mantener el cuidado de los jugadores blancos.


Pablo Queiruga, uno de los miembros de Vincit Fisioterapia que trabaja con el Noia Portus Apostoli, se muestra “agradecido por confiar en mi trabajo y darme la oportunidad de seguir un año más vinculado a este proyecto”. El propio Pablo reconoce que “supondrá un nuevo reto para mí también, con lo cual estoy ilusionado y con ganas de ayudar al equipo en todo lo que pueda”, agradeciendo también la oportunidad de “formar parte del cuerpo técnico de un equipo profesional, y gran parte de ello se lo debo a Jaime por abrirme el camino en este ámbito, que era nuevo para mí”.


Esta será su segunda temporada dentro del club, después de una primera que “a nivel profesional me ha servido para seguir creciendo como fisioterapeuta”, y a nivel grupal “destacaría la unión del grupo por encima de todo, principalmente en los momentos difíciles y ese fue uno de los condicionantes a conseguir el objetivo”. Este segundo curso en la disciplina noiesa será un paso más para Pablo, ya que también estará presente en el parqué durante los partidos, después de un curso que vivió en la grada “sufriendo y apoyando, igual que cualquier aficionado que acude al Agustín Mourís cada sábado”. De esta forma, Pablo estará más cerca de los jugadores, con los que tiene una relación que califica de “extraordinaria, ya que compartimos mucho tiempo juntos a lo largo de la temporada, para lo bueno y para lo malo, y eso al final forja un vínculo”.


Con lo malo se refiere, como no podría ser de otra manera, a las lesiones. “El curso anterior hubo un momento en el cual varios jugadores importantes sufrieron lesiones que por suerte no los apartaron mucho tiempo del 40x20”, dice Pablo, que también afirma que “este año la forma de trabajo tanto en pista como en clínica va a ser diferente y esperemos que eso nos de un plus a nuestro favor”. Todo con la meta que comparte con todas las personas que forman el club, “conseguir el objetivo lo antes posible, sufrir menos, aunque”, admite Pablo, “la salvación en la última jornada fue un momento único y difícil de olvidar”, y que sobre todo “el club siga creciendo como institución”.