Grazas, Palmas | El capitán cuelga las botas, pero seguirá ligado al club

El cierre santiagués deja atrás una dilatada trayectoria profesional como futbolista tras 17 temporadas al más alto nivel, aunque continuará entrenando al filial y asumirá otras labores dentro del organigrama técnico de la entidad noiesa.

17 temporadas después, David Palmas ha decidido a sus 36 años terminar su carrera deportiva como futbolista profesional. En esa trayectoria, el santiagués defendió cuatro camisetas distintas con las que se ha ido forjado la identidad sobre el parqué del Palmas que conocemos hoy en día: un líder con jerarquía y mucha personalidad, cualidades que seguirá demostrando en el Noia Portus Apostoli FS aunque fuera de la pista, como entrenador del filial y asumiendo el cargo de responsable de la secretaría técnica y metodología de la escuela deportiva, así como colaborando activamente con el cuerpo técnico de la primera plantilla, además de ocuparse de otras funciones en el área social.


Los momentos que definen su carrera


De un imberbe David de apenas 19 años a un Palmas curtido en mil batallas. Del 1 de octubre de 2005 al 17 de mayo de 2022. Del Lobelle 8-3 Playas de Castellón en el Multiusos Fontes do Sar a los dramáticos penaltis con feliz desenlace en la final de la XXX Copa Galicia en A Raña. Del debut con la ilusión de lo que era, un niño, al punto final con el brazalete de capitán y levantando un título.


Como tantos otros chicos, comenzó jugando a fútbol, pasando por equipos de su Santiago natal como el Victoria, el Compostela o el Belvís. En edad cadete se pasó al 40x20, de donde ya nunca saldría. Ni mucho menos cuando ya como juvenil el boyante club de la capital gallega puso sus ojos en él.


En el potentísimo primer equipo del Autos Lobelle de la 2004/2005 vivió sus primeras experiencias en un vestuario de nivel, conquistando una Copa de España desde la barrera. Dio un paso adelante en sus dos cursos de cesión en Bilbo, quedándose en ambas temporadas a las puertas del ascenso a División de Honor. A la vuelta, una Supercopa de España y la consagración en la élite, confirmada en su doctorado en Tudela. Después de tres campañas a su máximo nivel bajo las órdenes de Pato, afrontó su tercera etapa en Santiago. Sin embargo, las cosas en la entidad habían cambiado y además las lesiones lo persiguieron sin respiro. Las malditas rodillas.


Una leyenda en Noia


Y en julio de 2018, un nuevo empezar. Tras casi una década en Primera, la difícil decisión de dar un paso atrás para tratar de coger impulso, para olvidarse de sinsabores y volver a sentirse jugador, para enfrentarse a nuevos retos. Todo ello se reunía en el Agustín Mourís, donde pronto se confirtió en un referente de la afición noiesa y, como ha demostrado el tiempo, en parte fundamental del crecimiento del Noia Portus Apostoli FS.


Sin David Palmas la salvación de la 18/19 culminada en Rivas habría sido mucho más compleja. Sin David Palmas no se entendería que en menos de dos meses vayamos a debutar en la Primera División, esa espinita del ascenso que por fin se sacó. Tampoco el lograr nuestra primera Copa Galicia, competición que él ganó hasta ocho veces, el que más en la historia.

Pero, por encima de todo ello, está lo que que quizá sea más importante. Y es que sin David Palmas cada uno de los jugadores del equipo no habrían tenido un espejo en el que mirarse, un capitán al que respetar ni a un compañero del que aprender y, no lo vamos a negar, con el que hartarse de reír.


Así ha sido durante las cuatro temporadas en las que ha vestido la blanca del Noia Portus Apostoli FS, dejando así en el camino su nombre entre las leyendas de la historia del club, más allá de con admirables registros como el haber disputado 98 encuentros oficiales como noiés y ser el jugador de la entidad con más partidos en Segunda División, con 84.


Habrá más Palmas, pero en otras labores


Palmas se retira de la actividad futbolística, pero no deja el fútbol sala ni tampoco el Noia Portus Apostoli FS. Seguirá teniendo un papel importante dentro del club como entrenador del filial, en la que será su segunda temporada dirigiendo al Noia Portus Apostoli B. Además de ello, asume el cargo de responsable de la secretaría técnica y metodología de la escuela deportiva, lo que compaginará colaborando activamente con el cuerpo técnico de la primera plantilla y con otras funciones en el área social. Dentro de la tristeza de verle colgar las botas, el seguir aprendiendo de él de cerca supone una muy buena noticia para todos.


Por estos 17 años de fútbol sala y, especialmente, por estos últimos 4 a nuestro lado, y los que están por venir: grazas, Palmas.


Pendiente un homenaje en público


En fecha de finales del mes de agosto y lugar todavía por determinar se realizará una rueda de prensa para reconocer la carrera de Palmas, y en el V Trofeo Portus Apostoli recibirá un merecido homenaje por parte del club y de su afición.


Entrevista al protagonista